Societat

Por aquel entonces era una niña, pero soy consciente de que siempre he tenido una mirada crítica para observar todo lo que me rodea sintiendo la necesidad de un mundo mejor. Ese sentimiento me llevó un día a mis siete años a empezar a barrer las escaleras que me conducían desde la calle donde vivía a mi escuela. Las subía y bajaba cada día y me molestaba verlas llenas de tierra, piedras, papeles… así que un día en pleno fragor de limpieza cogí una escoba y subí escaleras arriba y empecé mi labor barriendo hacia abajo, acumulando la suciedad. Habría barrido escasamente un tercio cuando una vecina se asomó a su ventana y me dijo: oye niña, nadie te ha llamado a hacer lo que estás haciendo pero si lo empiezas lo tendrás que acabar. Y si no, vete a tu casa.  Revivo la escena de nuevo como si sucediera ahora… y como siempre las conclusiones de aquella vivencia son vagas o excesivamente psicoanalíticas, pero la tengo muy presente, quizá como ejemplo del firme carácter y la gran determinación que me han llevado a hacer otras cosas más trascendentes a lo largo de la vida y de mi temprana vocación de respeto por todo lo público.
La sociedad que me rodea pues, estará presente también en mi blog, la cultura, el medio ambiente, la ciencia, el arte, los derechos humanos, la conciliación familiar y todo aquello que pase ante mis ojos y me interese comunicar.
En mi tarea docente llegué a tener una aula Moodle, (servidor phobos)  en la que trabajé con mis alumnos y alumnas durante bastantes años hasta que la administración educativa decidió poner fin al servidor que la sustentaba en fecha 23 de septiembre de 2013 i crear un nuevo servidor Agora. En otro momento hablaré de ella, ahora me interesa citarla para recuperar la siguiente frase que tenía en el portal, que edité, traduje al catalán e inserté en el Moodle, copiada del blog de un colega que ahora no he podido localizar. Es genial y por eso he pensado ponerla en esta sección del blog:
La cultura la descobrim dia a dia en cadascuna de les persones amb les quals parlem, en cadascun dels llibres que llegim, en cadascun dels carrers que trepitgem, en cadascun dels pensaments, dels sentiments o de les emocions que experimentem, en cadascuna de les nostres decisions i en cadascun dels nostres comportaments.
 
Només hem de buscar, experimentar, observar i investigar i , a poc a poc, l'aprenentatge deixa de ser una mica llunyà, fred, distant i tediós i es converteix en un plaer quotidià al comprovar que el coneixement ens acosta sense adonar-nos a la Llibertat.
Ángel Sáez

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada